Las consecuencias de nunca tener que elegir

'Mamá, papá, quiero esto y eso y aquello, y además lo quiero ¡ya!'

¿Cuántas "cosas" caben en el "deseo" de un niño? ¿y de un adolescente? Por ejemplo, ¿de cuántos peluches se tendría que encaprichar un niño para no querer ninguno más? ¿y de cuántos juguetes, y de cuántos coleteros y trajecitos, y de cuántas clases distintas de chocolates y de galletas, y de cuántas apps para la tablet o para el smartphone, y de cuántos juegos para la la playstation, y de cuántos balones y equipaciones de fútbol?...


Para un niño, para un adolescente, ¿cuánto es "bastante"? ¿cuánto, "suficiente"? En definitiva, ¿cuánto "mide" el deseo de un niño? ¿"Infinito", porque es insaciable, como un pozo sin fondo? ¿O lo que "mide" la tarjeta de crédito de sus padres?
Leer artículo completo en el blog del tutor D. Eduardo Armenteros
Conozca más blogs de profesores en europaschool.org/blogs