Normas de acceso y de circulación interior


El conjunto de nuestro campus tiene una finalidad estrictamente educativa. Pese a su apariencia de parque público, las instalaciones no deben usarse más que bajo la dirección de un profesor o la responsabilidad de persona encargada por el Colegio y siguiendo las normas internas de conducta.

CIRCULACIÓN
Las condiciones de seguridad de nuestros alumnos hacen imprescindible que se sigan estrictamente ciertas normas de circulación en el interior de nuestro «campus».
  • Llamamos «Campus» a todo el espacio perteneciente al Colegio Internacional Europa y que incluye, por una parte, el recinto escolar o lectivo y, por otra, los dos estacionamientos (frente al edificio principal y junto a los campos de deportes), las vías de circulación entre la carretera delantera y el camino trasero, etc.
  • En cambio, entendemos por «recinto lectivo» el espacio interior del campus en el que se imparten clases (incluyendo, naturalmente, las de Educación Física y Deportes) el comedor y los patios de juego interiores: rojo, verde, jardines infantiles y pistas deportivas.
Por razones de elemental seguridad, todo el Campus está sometido a un sistema de video-vigilancia durante 24 horas.

Todo el campus forma parte de un centro educativo: Se espera que los padres den ejemplo de educación tanto a la hora de respetar las normas de circulación, como al seguir las indicaciones del personal del Colegio y en su relación con otros conductores.

La velocidad en automóvil dentro de los estacionamientos y por las vías internas de circulación está limitada a un máximo de 20 kilómetros por hora. Como Vd. sabe, los niños pequeños son imprevisibles. Por favor, tenga especial cuidado al efectuar la maniobra de marcha atrás.

Los autobuses escolares tienen prioridad de paso frente al resto de los vehículos.

El estacionamiento situado junto a las pistas de deporte permanecerá abierto durante toda la jornada (desde una hora antes de comenzar las clases hasta el final de la última actividad extralectiva programada para cada día).

Entrada de alumnos al recinto lectivo: las cancelas que dan paso al interior del recinto lectivo se cerrarán quince minutos después de iniciada la primera clase del día (habitualmente, las 9.00) y permanecerán cerradas durante toda la jornada escolar.

Salida de alumnos del recinto lectivo: las cancelas se abrirán sólo al terminar la última clase (habitualmente, las 17:30) y permanecerán abiertas durante quince minutos.

Alumnos que llegan tarde: sólo podrán tener acceso al recinto lectivo a través de una de las dos Secretarías: la del edificio principal o la situada en el Pabellón de Infantil. Una vez allí, deben dar sus datos a una de las secre- tarias para que quede registrada su presencia en la base de datos.

Alumnos que salen del Colegio antes de la hora final de clases (con la autorización correspondiente): sólo podrán salir del recinto lectivo a través de una de las dos Secretarías: la del edificio principal o la situada en el Pabellón de Infantil. Una vez allí, deben dar sus datos a una de las secretarias para que quede registrada su ausencia en la base de datos.

Clubes y actividades extralectivas (de 17.30 a 19.00 h): los alumnos inscritos en estas actividades no deben salir del recinto lectivo a las 17.30. Si un día concreto no pueden asistir a la actividad en la que están inscritos deben traer una nota escrita de uno de sus padres comunicándolo, como si se tratase de cualquier otra actividad lectiva. La coordinación y control de asistencia a este tipo de actividades se llevará a cabo en la Secretaría situada en el Pabellón de Infantil. La puerta de salida de estas actividades será sólo la del Pabellón de Infantil .

Acceso de padres: en general, los padres no deben acceder al interior del recinto lectivo, salvo que hayan sido expresamente invitados a ello y en una ocasión excepcional y concreta. Para dejar o recoger a sus hijos utilizarán una de las dos secretarías habilitadas.

Invitados a merendar en casa. Si ha decidido invitar a casa a un amigo o amiga de sus hijos es obligatorio que deje una nota escrita (no basta con un aviso verbal ni telefónico) entregada personalmente en secretaría en la cual especifique claramente esa circunstancia. No tema, en este tipo de cosas, «pasarse» en cuanto a cumplir demasiado rigurosamente estas normas. Recuerde que todos somos responsables no sólo de la seguridad de todos, sino también de su tranquilidad.