'La atención personalizada permite que cada uno alcance su nivel de excelencia personal'


Pauline Furness
Diplomada en Magisterio Especialidad de Inglés. De padres y abuelos ingleses, nació en Portsmouth, al sur de Inglaterra, donde vivió hasta los 18 años. Vino a España por amor sin saber una palabra de español, aunque enseguida aprendió. Nos comenta orgullosa que se sacó el carnet de conducir a la primera al año de estar en Sevilla, que entonces era bastante difícil.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Todo. Me gusta el contacto con los alumnos, poder enseñarles y aconsejarles y compartir su día a día hacia su futuro ayudándoles a comprender y aprender no solamente los contenidos teóricos de la asignatura sino la parte práctica con métodos prácticos y material didáctico que enlaza con aplicaciones en la vida real. También me gusta el reto que supone tener que estar siempre investigando y buscando recursos y materiales para utilizarlos en el aula y renovar los métodos didácticos y pedagógicos para que los alumnos puedan aprender los conceptos y los conocimientos de una manera óptima constantemente.

¿Desde cuándo formas parte del Claustro de Profesores del Colegio?
Desde septiembre de 1999. Ya hace unos cuantos años.

¿Qué asignatura impartes y a qué cursos actualmente?
Empecé en Infantil 4 años dando Inglés a los pequeñitos y más tarde impartí clases en P3 donde fui implantando Matemáticas en Inglés. Desde entonces he sido una de las profesoras de Primary Maths. Este curso 2017-2018 estoy encargada de los estudios de Matemáticas en P4, P5 y P6, de los Proyectos de Excelencia de Matemáticas de Primaria en Inglés y de Maths Fair, que se ha celebrado por primera vez este año.

¿Qué balance haces tras todos estos años dedicada a la enseñanza?
Un balance positivo, sin duda. Los años dan experiencia y conocimiento, el trabajo en equipo con los demás compañeros docentes, y además los niños también te enseñan muchas cosas.


¿Qué recuerdas de tu primer día de clase?
Recuerdo muchísimo mi primer día de clase, en Infantil 4 años. Recuerdo la llegada de los niños de la mano de sus padres y sus ganas de venir al Colegio pero también su miedo al soltarse de la mano y entrar en un mundo diferente y tan grande a lo que estaban acostumbrados. Recuerdo a algunos niños que enseguida se adaptaban al aula y los materiales y otros más tímidos que no se atrevían ni a hablar siquiera.
Cuando nos sentábamos en la alfombra para la asamblea matinal, al presentarse, a algunos casi no les salía la voz. Recuerdo entre otros niños, a una niña de ojos oscuros y pelo muy rizado, muy vergonzosa; y a un niño vestido con un pantalón corto de peto celestito que apenas podía andar. También recuerdo a una niña que no dejaba de llorar y un sinfín más de niños que al final del día ya estaban tan felices como si hubieran estado toda la vida en el Colegio.

¿En qué crees que ha mejorado el Colegio?
Desde luego en las infraestructuras, la ampliación del número de aulas, el edificio nuevo de Infantil, el comedor nuevo, el Parque del Este para los niños de Primaria, la utilización de los avances tecnológicos como ordenadores, las tabletas en las clases, los programas y formularios personalizados de cada asignatura y cursos hechos por los profesores especializados,... Sin olvidar la labor de los distintos departamentos con las actividades y proyectos. Y cómo no, las Ferias del Inglés, de las Letras y de Maths (en la Feria de las Ciencias).
Recuerdo que aprovechaba mis viajes a Inglaterra para traer material didáctico porque entonces las editoriales aquí no vendían libros de texto en inglés y los hacíamos los profesores.

¿Qué sigue igual?
La dedicación profesional de los profesores y la coordinación entre todos los miembros del Colegio: profesores, secretaría, mantenimiento, monitoras y personal del comedor.

¿Qué peculiaridad o rasgo propio destacarías de la enseñanza en el Colegio?
La enseñanza consiste en el trabajo dentro del aula con los alumnos pero además todo lo que implica: la preparación previa para cada día, elección de unas actividades adecuadas, talleres personalizados, proyectos individuales o comunes.
Otra gran labor que desarrollan todos los miembros del Colegio es el trabajo en equipo para el bien común de los alumnos. Supone mucha implicación personal y horas de trabajo para que todo salga bien. También la atención personalizada al alumno permite que consigamos que cada uno de ellos alcance su nivel de excelencia personal.

¿Podrías contarnos algún momento especial de tu trayectoria docente o alguna anécdota?
Sí, hay muchísimos, pero lo que más me llega al corazón es cuando voy andando por el Colegio y todos los alumnos me saludan en inglés, tanto si les he dado clase como si no; saben que yo soy inglesa. Me hace gracia y me satisface que los niños de Secundaría empiecen a decirme las tablas de multiplicar en inglés cuando me ven, “four by one four, four by two eight...” que por 3º de Primaria las repetíamos tanto.
En otros cursos, también de Secundaría, cantábamos muchas canciones de los Beatles como “You say yes, I say no, you say goodbye and I say Hello” que venía al caso en ciertas ocasiones. Como me gusta tanto la música y en especial los Beatles, muchas veces me venía a la cabeza una canción que era adecuada al momento en cuestión y yo empezaba a cantar junto con los niños y así entre números y la música transcurría la clase. Otra canción muy querida por los niños era de Oxygen, “Breathe in Oxygen, breathe out carbon dioxide” cuando los alumnos se sentían un poco cansados o "faltaba aire" en la clase.
Otros niños, me dicen el saludo que yo utilizaba refiriéndome a una canción reciente en inglés como “Hello, it´s me”.


¡Muchas gracias, Pauline!
Desde estas líneas, y ya como me queda poco tiempo en el Colegio, quisiera aprovechar para dar las gracias al Consejo Rector por la confianza que me ha brindado y a todo el personal por la valiosa ayuda que me ha prestado a lo largo de estos años.