'Si el alumno se enfrenta al problema con recursos, tiene ganada una parte del camino'


Antonio Almansa
Diplomado en Magisterio de Educación Primaria. Imparte el Club Pitágoras, actividad extraescolar con la que sigue ayudando a nuestros alumnos a pensar y a que dediquen más tiempo a las Matemáticas.
Desde el principio ha estado ligado a la enseñanza de esta materia. Entiende que la traducción matemática de la realidad forma parte de la comprensión global del mundo.
'Si conseguimos que un alumno se enfrente a cualquier ejercicio de Matemáticas con determinación, seguridad y recursos, tendrá ganada una gran parte de su camino' -afirma.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Ser capaz de transmitir la pasión por las Matemáticas, la ilusión por encontrar la solución a un problema, conseguir que mis alumnos vean algo que parece complicado como un reto y al que todos queremos encontrarle una respuesta. Me siento completo profesionalmente cuando veo en el rostro de uno de mis alumnos que “lo ha entendido” y que eso ya no supone ninguna dificultad y me dice: “¡Ponme otro, profe!”.

¿Desde cuándo formas parte del Claustro de Profesores del Colegio?
Soy antiguo alumno del Colegio (entré el año que pasó a llamarse Colegio Internacional Europa) y pasé a formar parte del Claustro de Profesores en el año 2000. ¡Aún recuerdo el día en que nuestro Rector me entrevistó en su despacho!

¿Qué asignatura impartes y a qué cursos actualmente?
Actualmente imparto la asignatura de Matemáticas en español en 6º de Primaria y coordino la asignatura, tanto en español como en inglés, en los cursos de 4º, 5º y 6º de Primaria dentro del Departamento de Matemáticas de nuestro Colegio coordinado por D. Fernando Sánchez Romero. Trabajo con unos profesionales fantásticos que dedican mucho tiempo a trabajar por sus alumnos.

Si no pudieras ser profesor, ¿a qué te dedicarías?
Siempre me ha gustado dar clases y estando en 3º de B.U.P. ya daba clases particulares de Matemáticas. Creo que no podría haber tenido una vocación más acorde con mi personalidad.
¡No me veo en otro sitio, Pedro!

¿Qué recuerdas de tu primer día de clase?
No lo olvidaré jamás. Entré en un 2º de Primaria, dando Conocimiento del Medio. Me quedé en la puerta, muy serio, mirándoles a los ojos uno por uno. Por dentro me decía “No podrán conmigo…”. Vi en el rostro de los niños las ganas de comerse al profe pero... ¡Sobreviví!

¿En qué crees que ha mejorado el Colegio?
El proceso de enseñanza-aprendizaje ha cambiado considerablemente. El protagonismo del alumno en las clases es esencial para que dicho proceso tenga lugar de forma plena y efectiva. Es por ello que, en nuestro Colegio, la implantación de las nuevas tecnologías está siendo concienzudamente mesurada, dando los pasos necesarios para que todo vaya por el camino que hemos trazado. Si surge algún escollo, nos volcamos para solucionarlo.
Por otro lado, hablando un poco desde la perspectiva de las Matemáticas, estamos adaptándonos a las exigencias actuales. Entiendo que debemos mostrar el camino a nuestros alumnos para que sean capaces de resolver situaciones y problemas. La resolución de problemas es nuestro objetivo en Primaria, sin perder de vista los conceptos y habilidades que nuestros alumnos deben interiorizar. Si nuestros alumnos resuelven, saben y se enfrentarán sin dudar a lo que se les ponga por delante. En esta línea trabajamos con todo nuestro esfuerzo y dedicación.

¿Qué sigue igual?
Este año celebramos en el Colegio nuestro treinta cumpleaños. Nuestro orgullo es nuestro Ideario. En él se recoge nuestra esencia y nuestra propuesta educativa, en lo académico y en lo personal, sin depender de modas ni tendencias. Ésa es nuestra línea y en ella creemos.
Y por supuesto, querría destacar el papel de los profesionales que trabajan en el Colegio. Su dedicación e implicación con nuestros alumnos es sencillamente excepcional.


¿Qué peculiaridad o rasgo propio destacarías de la enseñanza en el Colegio?
La visión global de nuestro proyecto educativo. Desde Infantil, pasando por Primaria y Secundaria, hasta llegar a Bachillerato. Todo lo que hacemos está integrado en un plan maestro y los resultados son espectaculares. La suma del trabajo y esfuerzo de todos (profesores, padres y alumnos) alcanzan un total reconocido en todos los estamentos y ámbitos.

¿Podrías contarnos algún momento especial de tu trayectoria docente?
Cada año, cuando mis alumnos de 6º pasan a Secundaria, cuando mis “pequealumnos” se gradúan, no tengo palabras para describir la emoción que siento. La promoción que se gradúa cuando me invita a su cena de graduación porque te recuerdan y te aprecian... O cuando vienen alumnos ya graduados (en muchos casos de hace bastantes años) y te buscan por el Colegio cuando vienen de visita y te dicen entre risas: “Estás igual, profe”. No puedo evitar sentirme orgulloso de nuestra labor con cada uno de nuestros niños.

¿Y alguna anécdota?
En la Facultad de Matemáticas se celebran unas Olimpiadas para 6º de Primaria. En varios cursos hemos estado en los primeros puestos pero el curso pasado ganamos. Cuando mis alumnos me miraron y yo les miré a ellos… Todavía, al recordarlo, las pulsaciones se me disparan.

¿Cuál es el sueño de un profesor de tu asignatura?
Que los alumnos sean capaces de utilizar las Matemáticas con decisión, determinación, sin complejos. Que entiendan que es una herramienta esencial y tengan gusto por aprenderlas y por utilizarlas.

¡Muchas gracias!
No quiero dejar pasar la oportunidad de felicitar a todos los compañeros que trabajan codo con codo y día a día por nuestros alumnos, por sus días de más de veinticuatro horas, por su dedicación y por su capacidad de reinventarse una y otra vez: profesores, monitoras, personal de mantenimiento y de secretaría. Y por supuesto, envío un abrazo enorme a todos los alumnos que han pasado por nuestro Colegio, que han participado y agrandado nuestra forma de entender el ajetreado mundo que nos rodea y desconcierta. Para finalizar, agradezco al coro Brahms y a su director D. Antonio Pinto, la oportunidad de disfrutar de la Música y de vivir experiencias inolvidables.
Pedro, muchísimas gracias.