'El Colegio desde siempre ha cuidado con esmero la enseñanza de los idiomas'


Fernando Magallanes Latas
Profesor Titular de Filología Alemana en la Universidad de Sevilla. Se Licenció en la Universidad Complutense de Madrid, donde igualmente alcanzó el grado de Doctor en Filología Alemana. Fue becario de investigación del Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) durante dos años en la Universidad de Friburgo de Brisgovia y posteriormente profesor de lengua alemana en el Instituto de Idiomas de la Universidad Complutense de Madrid. Ocupó un tiempo la Dirección del Departamento de Filología Alemana de la Universidad de Sevilla, en donde imparte literatura y cultura alemanas; cuenta con publicaciones (libros, artículos), así como con contribuciones a congresos internacionales de su especialidad. Organizador del Germanisten-Kongress, celebrado anualmente en la Universidad de Sevilla durante los años 2002 al 2013, ha sido director y editor de la Revista Estudios Filológicos Alemanes.

Presidió la ceremonia de entrega de los títulos oficiales de alemán: los exámenes juveniles del Goethe Institut -la institución más prestigiosa de lengua alemana- en los niveles A1, A2 y B1 que tuvo lugar el lunes 19 de diciembre 2016 en nuestro Colegio -en la que se entregaron en total más de 200 títulos- y ha tenido la amabilidad de concedernos esta entrevista.

¿Qué perspectivas cree usted que tiene la enseñanza del alemán en España? ¿Por qué cree que debería reforzarse?
En este momento, y con vistas a un futuro próximo, la situación es buena porque hay desde hace algún tiempo un interés creciente hacia las lenguas extranjeras y, dentro de ellas, hacia las de nuestro entorno europeo más cercano que, al mismo tiempo, son las de mayor peso específico en el mundo de hoy, ya sea en lo relativo a la cultura, a los intercambios comerciales internacionales o a las relaciones políticas entre Estados y, muy significativamente, entre la Unión Europea y los grandes centros de poder mundial: EE.UU., Japón, Rusia, China… Todo ello apoya la intensificación de la enseñanza del idioma alemán en nuestro país. Téngase además en cuenta que, aun siendo el inglés la lengua mayoritaria en cuanto a su uso internacional, determinados factores -como el abandono de Gran Bretaña de la Unión Europea- hace que entre los demás países integrantes otras lenguas pasen a ocupar, siquiera ocasionalmente, el hueco que dejan los británicos; naturalmente, me refiero a aspectos quizá concretos relativos a las relaciones entre los componentes de la Unión. Desde una perspectiva general es clara la preponderancia del inglés, no por ser la lengua hablada en las Islas Británicas, sino por el protagonismo coyuntural de la cultura anglosajona -con los Estados Unidos a la cabeza-, cuya presencia es indiscutible en ámbitos de la vida cotidiana, de las relaciones interpersonales e internacionales. Pese a ello, el alemán, hablado -entre otros países- en una potencia económica de primer nivel, se ha ido equiparando a lenguas de cultura y de relevancia en el mundo financiero internacional, como el francés y, en menor medida el italiano, superándolos incluso en algunos casos. Es éste por tanto motivo de peso como para que se potencie su estudio, a pesar de la dificultad intrínseca de esa lengua germánica para un estudiante español, que ha de acostumbrarse a estructuras morfosintácticas y a un vocabulario bien diferentes de aquellos propios de los idiomas románicos -francés, español, portugués, rumano…-, y que encierra un grado de complejidad ciertamente notable, incluso en comparación con el inglés, lengua en todo caso más próxima al alumno español por la obligatoriedad de su estudio en los centros escolares, y más simple gramaticalmente hablando, pese a su origen también en el tronco germánico.

¿Qué motivación, a priori, encuentran los estudiantes de alemán para dedicarse a esa lengua? ¿Satisface normalmente sus expectativas laborales y/o personales?
No pocos motivos pueden tener cabida: económicos, profesionales… y, desde luego, culturales. Es decir, puesto que el estudiante ha de cursar obligatoriamente inglés, cuando se le ofrece, o se le exige incluso, el conocimiento de una segunda lengua, el alemán- precisamente por su parentesco germánico con el inglés- despierta en ocasiones curiosidad, incita a profundizar en un mundo lingüístico-cultural no exento de atractivos. Hoy las distancias, incluso físicas, son sólo relativas; la posibilidad de desplazarse a Suiza, a Austria o a Alemania y poner en práctica conocimientos lingüísticos adquiridos de lengua alemana está al alcance de muchos. El ver de cerca ciudades, paisajes, entornos propios del espacio geográfico donde se produjeron eventos de gran repercusión, presenciar in situ lugares que han sido la cuna de acontecimientos históricos por todos recordados o estudiados incita a la aproximación a la lengua y a la cultura propia de esas zonas. Si a esto unimos la relevancia de la actual República Federal de Alemania dentro de la política y la economía internacional (un país que, además hoy, acoge con facilidad a profesionales españoles, singularmente -pero no sólo- del campo de la ingeniería, brindándoles la oportunidad de integrarse en el mercado laboral, cuando en ocasiones en nuestro país el nivel de paro -muy acusado entre recién Licenciados y Graduados universitarios- es una de las lacras pendientes de solución) es natural que aumente el interés por el estudio de la lengua alemana, hablada precisamente en uno de los países que más oportunidades laborales ofrece, en este momento, de especializarse también a través de cursos de posgrado (Máster), al tiempo que de iniciarse en la actividad profesional, en empresas, algunas de ellas punteras dentro del entramado económico e industrial del mundo de hoy. El estudio de idiomas, y en concreto de la lengua alemana, es precisamente un ámbito de dedicación que no suele decepcionar; más bien todo lo contrario: ya sea personal o profesionalmente, la adquisición de culturas foráneas, el aprendizaje de lenguas extranjeras, con la posibilidad que ello conlleva de poder tomar parte en la comunicación real, directa con personas de otros entornos, produce siempre enorme satisfacción y, si no completamente, en parte al menos cumple con las expectativas de quien ha dedicado horas de estudio a lograr hacerse entender y captar lo dicho por interlocutores de otros países. Diríase que, aun con un mínimo de motivación, el estudiante ve normalmente colmada su aspiración; ve que ha llegado a una meta cuando pone en práctica sus conocimientos lingüísticos, tanto al percibir que se le entiende como al comprender él mismo lo que se le dice en una conversación, por ejemplo, en Alemania.

Sobre estas líneas, intervención del prof. Magallanes durante la ceremonia de entrega de los títulos oficiales de alemán el lunes 19 de diciembre 2016

¿Cómo considera que es el nivel de enseñanza del alemán en nuestro Colegio?
El Colegio Internacional Europa, que desde siempre ha cuidado con esmero la parcela de las lenguas extranjeras, con profesorado nativo y cualificado, ofrece al alumno la posibilidad de una inmersión, en este caso en el idioma alemán, que le proporciona las bases necesarias para el logro de un nivel más que considerable, si el estudiante muestra ilusión e interés por la cultura extranjera. Y es que tengo los datos necesarios para afirmar lo que digo, pues mi hijo ha cursado en el Colegio Internacional Europa, precisamente alemán, junto con el inglés obligatorio. Me consta, por tanto, que la formación proporcionada por el Colegio, el nivel de idiomas, en particular del alemán, es el adecuado como para poder después proseguir el estudio lingüístico; son bases imprescindibles para la futura destreza del estudiante en el uso natural del alemán oral y escrito, son los fundamentos necesarios para manejar bibliografía alemana especializada en los estudios universitarios, que capacitan para la redacción de trabajos académicos de nivel. Pero la experiencia tan cercana de un antiguo alumno del Colegio, como es mi hijo, que además recibió ayuda constante de su profesora de alemán en el segundo curso de Bachillerato con vistas a la preparación de la prueba de idioma en la Selectividad, no es mi única fuente informativa y fidedigna en relación a la enseñanza del alemán en el Colegio Internacional Europa: el acto académico celebrado el pasado 19 dediciembre de 2016, con ocasión de la entrega de diplomas del Goethe-Institut, corrobora lo manifestado. Es decir, los muchos alumnos, de diferentes cursos y niveles, de corta edad no pocos de ellos, que recibieron sus diplomas de A1, A2, B1, demuestra cómo la enseñanza recibida ha dado sus frutos: un considerable número de estudiantes tiene ya títulos de una institución oficial alemana, gracias a los conocimientos adquiridos en el Colegio.