'Me encanta el lado creativo e innovador de nuestra profesión'


Sheila Bastian
Licenciada en Biología por la Univesidad de Sevilla, creció en Bristol, Inglaterra.
De padre inglés y madre española, su vida dio un giro de ciento ochenta grados cuando sus padres -y más en particular su madre- decidieron que, cansados de las nubes y lluvia inglesas, era hora de venir a España: primero a Madrid y posteriormente a Sevilla. Sus conocimientos de español eran muy básicos y se tuvo que adaptar a España, que por entonces era un país notablemente diferente a Inglaterra, según nos cuenta.
Habla español con acento andaluz e inglés con 'Bristolian accent', según sus amigos y familiares.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Podría destacar dos cosas fundamentales que me gustan de mi profesión. Una es poder ayudar a los alumnos a sacar lo mejor de cada uno de ellos, me gusta mucho despertar en los alumnos inquietudes, intereses o ganas de estudiar, mover 'algo' en ellos. Es una gran satisfacción cuando eso se consigue.
Por otro lado me encanta el lado creativo e innovador de nuestra profesión. En nuestra profesión nunca se deja de aprender, aunque hay muchos técnicas y habilidades que se van asentando y mejorando con los años, me gusta crear y experimentar con nuevos métodos de enseñanza en mi asignatura e incluso de evaluación, innovar y probar en clase y a final de cada curso decidir con criterio qué ha funcionado y qué no.
Reflexiono sobre los métodos de evaluación: qué preguntar y cómo hacerlo, conseguir que sean justos y sobre todo provechosos. Es uno de los grandes retos que tenemos los educadores y siento que está especialmente cuestionado por el resto de la sociedad.
Sin duda la educación está atravesando momentos de cambios; debemos asumir que las nuevas generaciones tienen nuevas formas de razonamiento y sobre todo, nuevas formas de adquirir información y formas de procesarla. El exceso de información que tienen los jóvenes a veces dificulta nuestro trabajo, pero tenemos que buscar nuevas formas de mantenerlos motivados e interesados en clase y encontrar la forma de usar estos cambios de forma beneficiosa en clase.

¿Desde cuándo formas parte del Claustro de Profesores del Colegio?
Comencé mi andadura por el Colegio en 1998 (vamos... ayer).

¿Qué asignatura impartes y a qué cursos actualmente?
Actualmente (curso 2016-2017) imparto Biología y Geología en los primeros cursos de Secundaria, E1 y E2. Anteriormente impartí la asignatura de Science en los cursos 5º y 6º de Primaria, durante muchos años. A lo largo de éstos recopilé mucho material, fotografías e información. Siguiendo las directrices del centro que planteaba que la asignatura debía ser fundamentalmente experimental, realicé muchas prácticas.
A lo largo de los años, seleccioné las más acordes a las edades que impartía y que funcionaban bien en clase. Con todo esto escribí dos talleres de experimentos que posteriormente usé durante varios cursos. Ambos contienen una colección variada de experimentos, tanto por temática como por procedimiento, experimentos individuales, por grupo, recopilación de datos, observación, realización de dibujos científicos, descripciones o realización de gráficas. Tengo en mente publicarlos algún día en mi blog para aportar mi granito de arena a la gran colección de recursos y material que se comparten libremente por la red.

Si no pudieras ser profesora, ¿a qué te dedicarías?
Nunca he cerrado las puertas a nada. Cuando estudiaba tenía siempre muchas profesiones en mente y sin duda el ser profesora era una de ellas. Pero si la tuviera que cambiar por otra sería por algo relacionado con la sanidad o bienestar de las personas.

¿Qué recuerdas de tu primer día de clase?
Recuerdo muy bien mi entrevista, recuerdo mucho la ilusión con la que me presentaron tanto Paul Buggle como Alicia Villalobos, entonces Coordinadora de Infantil, el proyecto para el cual había una vacante y sin duda se me contagió enseguida ese entusiasmo. Mi primer año en el Colegio fue muy peculiar. Impartía media jornada en Secundaria y Bachillerato, donde daba clases de apoyo de inglés dirigidas a alumnos que necesitaban refuerzo en la asignatura y clases que llamábamos de extensión, grupos donde practicábamos principalmente inglés oral. La otra media jornada impartía clases en un grupo de Infantil 5 años. Yo acababa de estar un año y medio en un laboratorio de investigación en un hospital así que ¡podéis imaginaros el cambio! Pero aquel grupo de 20 niños de 5 añitos, al cual yo no tenía ni idea de cómo afrontar, me hizo sacar armas y habilidades que tenía dormidas desde mi infancia, y resultó ser una experiencia inolvidable: era lo último que hubiera imaginado en aquel momento de mi vida que se me pudiera plantear. Disfruté mucho esa experiencia y tengo mucho que agradecerles a las compañeras de Infantil que me ayudaron en todo lo que pudieron.

¿En qué crees que ha mejorado el Colegio?
Durante muchos años el Colegio ha realizado importantes obras de mejora, sobre todo durante los veranos. Sin duda la construcción del edificio de Infantil y posteriormente el de Primaria han sido los principales. Pero también recuerdo la construcción del comedor, biblioteca y cómo no, la zona de laboratorios. Pero no sólo han mejorado las instalaciones. El Colegio ha cambiado mucho en los últimos años, ha crecido enormemente en sus proyectos y actividades. Continuamente los distintos departamentos y etapas educativas están innovando e implicándose en diferentes retos, exposiciones, teatros y musicales, concursos, proyectos solidarios, competiciones y un largo y asombroso sinfín.

¿Qué sigue igual?
Sigue igual la gran implicación y esfuerzo de todos los miembros del Colegio, Dirección, tutores, coordinadores, profesores, trabajadores de mantenimiento, monitoras. La colaboración de todos cuando es necesario.

¿Qué peculariadad o rasgo propio destacarías de la enseñanza en el Colegio?
Uno de los aspectos que destacaría es la atención sobre todo en lo personal que se le da a los alumnos. Los profesores transmitimos a los tutores constantemente cualquier cambio que notemos en nuestros alumnos y que esté perjudicando de alguna forma su rendimiento o el del grupo. Este seguimiento cercano ha logrado en muchos casos importantes cambios a tiempo en muchos de ellos. Los equipos de profesores realizan un esfuerzo grande y constante en asegurar el bienestar personal de los alumnos. Además pienso, que en nuestro Colegio, se les transmiten a los alumnos buenos valores personales y se les apoya mucho cuando lo necesitan siempre con idea de sacar lo mejor de cada uno de ellos. Los valores personales son siempre fuertes pilares para el desarrollo de las personas, les dota de seguridad y confianza en sí mismas, en una sociedad en la que por falta de los mismos muchos andan un poco perdidos.

¿Podrías contarnos algún momento especial de tu trayectoria docente?
Momentos especiales he tenido varios. Cada año ver graduarse a nuestro alumnos de Bachillerato es sin duda especial, sientes o al menos te gustaría pensar que llevan consigo algún aporte tuyo. Para mí fue emotivo ver graduarse al grupo que tuve durante mi primer año en el colegio en Infantil y al que posteriormente les di clase de Science en 5º y 6º de Primaria.
El año pasado vivimos desde el Departamento de Idiomas momentos muy especiales con nuestros alumnos de 2º de Bachillerato ayudándoles a preparar su fiesta de Navidad. Aunque supuso un trabajo y esfuerzo extraordinario por la falta de tiempo, vivimos momentos entrañables. Disfruté con ellos mucho y con mis compañeros: los ensayos, las reuniones para la puesta en común de ideas, elegir la música, las coreografías, los disfraces y los ensayos durante los recreos de nuestro baile de profesores,... ¡La verdad es que a pesar de llegar a clase luego casi sin aliento, nos reímos mucho!
Fueron muy especiales y muy auténticas las primeras ferias de las ciencias que organizamos la profesora Dña. Pilar García y yo. En una breve conversación en la puerta de mi clase, recuerdo que nos planteamos la idea de exponer los trabajos que se realizaban en clase. En cuanto Dirección dio su visto bueno y su apoyo se fue desarrollando poco a poco la idea y se creó un proyecto que creo que aportó y sigue aportando mucho a nuestros alumnos, tanto a los que presentaban sus experimentos cómo a los visitantes. Entonces fue muy innovador y los alumnos acudían muy expectantes a la exposición. Poníamos patas arriba la zona de laboratorios y se respiraba un ambiente de nervios e ilusión. Era una gran satisfacción ver disfrutar a los participantes y asistentes a la exposición cada año. La Feria de las Ciencias ahora ha tomado otra dimensión en nuestro Colegio: es un acto bien conocido por todos y en los que participan alumnos y profesores de todos los cursos. Existe una implicación enorme por parte de todos para que el evento tenga éxito. Para mí es muy entrañable y especial haber sido parte de sus comienzos y sin duda lo pienso cada año cuando acompaño a mis alumnos participantes y lo observo.
Inolvidables y grandes experiencias han sido también las excursiones e intercambios en los que he participado. Conoces otros aspectos de los alumnos que en clase no muestran y se establece una estrecha y especial relación con ellos, eso además de todas las anécdotas y momentos que surgen cuando vas de viaje con un grupo adolescentes.

¿Y alguna anécdota?
Siendo profesora de ciencias tengo muchas anécdotas. ¡A veces me arrepiento de no haberlas anotado a lo largo de los años! Pero lo que destacaría son las cosas que los alumnos me han traído a clase, cosas de lo más variopintas, y ¡no se trata precisamente de bombones! No se me olvidará el día que un alumno me trajo en una cajita... ¡las uñas de los pies! ¡Me dijo que las traía para verlas al microscopio!
He tenido en mi aula de todo: sapos, culebras, renacuajos, larvas de mosquitos, escarabajos, pupas de polillas, peces, tortugas y cangrejos de río (del Río Pudio concretamente). Hemos cultivado patatas, geranios, tulipanes, girasoles. Hemos tenido colgada en clase una planta al revés para estudiar el tropismo. Todos los años tengo moluscos y peces para observar y diseccionar. Hemos visto cosas inesperadas en algunos experimentos y otros que a pesar de repetir y repetirlos, no nos han salido.

Formas parte de los 'blogfesores' del Colegio. ¿Qué ha aportado esta herramienta a tu asignatura?
El blog es una herramienta muy versátil que yo utilizo de muchas maneras. En el blog (SCIENCE MAGAZINE) los alumnos pueden volver a ver de cerca y con más detenimiento cosas que hemos visto en alguna práctica en clase. Incluyo fotografías con detalles para que puedan recordar lo expuesto en clase. Lo utilizo para ampliar temas de interés que han surgido en clase. Publico artículos o videos relacionados con nuestro temario para los que quieren profundizar, trabajos y fotos que aportan los alumnos a la sección del proyecto 'Nature Spotting'. Me gusta dedicar artículos a los experimentos presentados en la Feria de las Ciencias para que se puedan ver más detenidamente. En ocasiones, añado preguntas a los vídeos o artículos para que los alumnos que necesitan trabajo extra puedan contestar en forma de trabajo o proyecto. A veces es un recurso meramente práctico, para compartir información de exámenes o de material que deben traer o para recordar fechas de entrega, imprimir alguna ficha, etc.
Las posibilidades del blog son infinitas y eso es lo que más me gusta, es una herramienta cuyo límite está en la creatividad e imaginación de cada uno. Me gusta que cada alumno le encuentre la utilidad que mejor le venga, unos para ampliar, a otros les gusta colaborar, otros van buscando algo para subir nota, etc. Nunca obligo a leer mi blog, sólo sugiero. De este modo sé que él que lo ha consultado es por verdadero interés propio. Estoy encantada con este proyecto y me gustaría poder dedicarle más tiempo.

¿A quién recomendarías que visitara el blog?
Se lo recomiendo en especial a mis alumnos, está especialmente dirigido a ellos. Pero lógicamente está abierto a cualquiera que le pudiera interesar. De hecho tiene visitas de muchos lugares y pensar que le pueda aportar algo a alguien me encanta.

¿Crees que el blog educativo es una herramienta útil para todos los profesores o requiere un específico perfil docente?
Un blog tiene el uso que le quieras dar. Es muy versátil, puedes enfocarlo de muchas maneras, pienso que es una gran herramienta para cualquier profesor. Es cuestión de empezar con una idea clara pero no cerrada, para así poder ir agregando secciones nuevas o modificando las existentes y amoldar el blog a las necesidades o los intereses de los alumnos. No necesitas grandes conocimientos de informática para crearlo, los programas son bastante intuitivos y fáciles de manejar, al menos para crear algo básico. ¡Aunque siempre hay mucho más que aprender!


¿Cuál es el sueño de un profesor de tu asignatura?
El sueño de cualquier profesor es que sus alumnos adquieran todo los objetivos planteados en nuestras programaciones. En el caso de Ciencias, que adquieran todos los conocimientos y destrezas previamente planteados como necesarios en esta etapa. Pero al margen de lo meramente formal, a mí como a la mayoría de los compañeros, me gusta la idea de haberles aportado algo más, o por lo menos haberles abierto en caso de Ciencias la puerta que les acerque a temas como la sensibilidad por la conservación y respeto por el medio ambiente, acercamiento a las ciencias de la salud, cuidado de la alimentación e importancia de la higiene y el deporte como formas de vida saludable. Me gusta la idea de que el día de mañana nuestros alumnos sean adultos con sensibilidad por estos temas, con hábitos saludables y respetuosos con el entorno. Me gusta pensar que les he ayudado a sentirse más capaces de lo que se creían o que les haya aportado ayuda en cómo afrontar los estudios y a lo mejor haber despertado en ellos curiosidad o interés por muy pequeño que sea por aprender, estudiar y mejorarse día a día.
Me gusta que los alumnos se encuentren cómodos en mi clase, que exista un ambiente de trabajo exigente pero llevadero. Que los más tímidos sean capaces de preguntar o plantear algún problema o cuestión. Que los más inquietos o guerrilleros aprendan a esperar y respetar. Me gustaría, ya que estamos soñando, pensar que lo recuerden o no, les haya aportado algo positivo en su ser. En alguna ocasión cuando han estado muy inmersos en su trabajo y la clase ha finalizado, me han dicho: '¡Oh! ¡No me quiero ir!'. Eso me llena de enorme satisfacción porque es entonces cuando siento que he logrado lo mejor que se puede lograr como docente: que estén disfrutando tanto de su trabajo que no quieran parar.

Muchas gracias, Sheila, por compartir tus experiencias en esta entrevista.
Gracias a ti, Pedro. Ha sido un placer.