The wise little mouse


En la asignatura Experimental Sciences para 1º y 2º de Primaria llevaron a cabo en enero 2016 un experimento muy especial que hizo las delicias de los pequeños, ya que implicaba el manejo de animales vivos. Lo titularon “The wise little mouse” (El ratoncito sabio), y con él nuestro equipo de profesores del Programa Avanzado de Ciencias pretendía explorar con nuestros alumnos el campo de habilidades cognitivas de los animales. Los objetivos eran aprender las bases del método científico y desarrollarlo activamente, indagar conceptos básicos de etología e inteligencia animal e iniciar a los niños en la experimentación con seres vivos inculcándoles principios de respeto a los animales y a las plantas. Se empleó, como casi siempre, el método científico hipotético-deductivo.

Éste fue un experimento de larga duración que ocupó dos semanas lectivas completas. En la primera sesión, para introducir el tema, se preguntó a los niños si pensaban que los animales eran capaces de razonar y si habían observado comportamientos de sus mascotas que indicaran capacidad de aprendizaje. A continuación se presentó el experimento, siendo la hipótesis inicial que los mamíferos no humanos tienen habilidad para aprender patrones complejos.

Para el desarrollo del experimento se contó con cuatro ratones de laboratorio, tres blancos y uno de color marrón, fácilmente distinguible. Este cuarto ratón fue el que se adiestró, convirtiéndose además en mascota de la clase, para evitar que los niños lo percibieran únicamente como un sujeto experimental y fomentar así una actitud sensible hacia los animales. Se construyó un laberinto para ratones utilizando una caja de cartón recio plana y larga y tiras de cartón para las separaciones internas. En las lecciones siguientes, se entrenó al ratón marrón para aprender a resolver el laberinto, poniéndole una recompensa de alimento al final del mismo. Cada vez que los niños adiestraban al ratón, anotaban la fecha y el tiempo que éste tardaba en resolver el laberinto (con ayuda de un cronómetro). Como todas las clases adiestraron al mismo ratón, éste repitió el ejercicio muchas veces, y se esperaba que aprendiera el recorrido y lo realizara cada vez en menos tiempo.