Cómo educar en la responsabilidad


Una de las lecciones más importantes que nuestros hijos deben aprender en casa y en el Colegio es aquella que les enseña que sus actos por lo general tienen consecuencias, y que éstas mayormente son positivas o negativas para él y para los demás, y solo rara vez neutras.
Parafraseando a Protágoras, el niño no es la medida de todas las cosas... Obviamente, por eso, a un hijo no se le puede pedir, ni mucho menos, la responsabilidad de su vida. Sencillamente le desborda.
Pero sí se le puede -¡se le debe!- “parcelar” la vida en "territorios de responsabilidad" asumibles por él, empleando para ello una medida ajustada a las capacidades de su edad, aun a sabiendas de que, en esto de la responsabilidad, como en otras cosas de la vida, quien de niño se acostumbra a "lo poco" puede que de adulto tenga dificultad para aceptar "lo mucho".
Leer artículo completo en el blog del tutor D. Eduardo Armenteros