'La experiencia es importante, pero seguimos con la ilusión del primer día'


Dña. Ana López Palma
Maestra que cumple veinticinco años en el Colegio en el curso 2013-3014 y nos brinda esta entrevista.

¿Por qué te dedicas a la docencia?
Siempre me ha gustado ser maestra. Soy la tercera de ocho hermanos. Cuando era adolescente hice una escuela en el postigo de la casa de mis padres en La Puebla de los Infantes durante las largas siestas de verano. Cobraba una peseta a la semana que servía para hacer una merienda los viernes. Los padres estaban encantados pues por una peseta les quitaba a los niños en las siestas.

¿Si no pudieras ser maestra, a qué te dedicarías?
Mi hobby es la pintura y me hubiese gustado cualquier profesión relacionada con el arte: artista, profesora de baile, actriz, etc. Y lo bueno de ser profesora de Primaria es que puedo ejercer cada una de estas aficiones cuando estoy dando clase. La creatividad y la expresión son muy importantes en mi profesión.

¿Qué recuerdas de tu primer día de clase?
Entré en febrero con el curso ya empezado para impartir clases en séptimo y octavo de E.G.B. No recuerdo tanto mi primer día como la ilusión y lo importante que era para mí volver a España para desarrollar mi vida profesional.

¿Después de 25 años, en qué ha mejorado y qué sigue igual en el Colegio?
Creo que nos hemos consolidado como institución educativa. La experiencia es importante, pero seguimos con la ilusión del primer día. Me gusta el carácter internacional y abierto de nuestro Colegio. Cuando llegué hace veinticinco años venía de haber vivido y trabajado en Irlanda e Inglaterra y fue una ilusión descubrir un proyecto educativo con el que podía identificarme y participar plenamente.

¿Qué es lo que más te gusta del Colegio?
Lo que más me gusta es la confianza que el Colegio deposita en los profesores para que podamos ejercer nuestra profesión libremente dentro del marco de la excelencia. El Colegio ha crecido mucho pero eso no nos impide ser como una familia. Nos ayudamos cuando de verdad nos hace falta. En los momentos difíciles de mi vida sentí que no podría haber estado en mejor sitio y desde aquí quiero dar las gracias a todos de corazón. En lo personal, tener a mi marido y a mis hijos aquí es un privilegio especial.

¿Cuál consideras tu mejor curso?
Por diversas razones este es mi mejor curso. La promoción a la que doy, sexto de primaria, la he tenido desde tercero, y verlos llegar hasta aquí me produce mucha satisfacción. Trabajamos en un laboratorio donde podemos llevar a cabo el carácter experimental de la asignatura de Science y soy afortunada por poder impartir una asignatura que gusta tanto a los alumnos.

Cuéntanos alguna anécdota.
Mi profesión es más bien una sucesión de vivencias. Me gusta encontrarme antiguos alumnos y recordar. Estando en el hospital con uno de mis hijos, recibía muy a menudo la visita de dos alumnas que estaban terminando medicina. Me contaban el día que los hámsteres que teníamos en clase se metieron en el tubo de la calefacción y tuvieron que desmontarla para sacarlos. O el día que fuimos al Parque del Alamillo con unas ranas, que habían completado la metamorfosis en clase, para liberarlas. Al tirarlas al estanque los alumnos se despidieron de ellas con mucha emoción.

Muchas gracias, Ana.
Muchas gracias a ti, Pedro. Ha sido un placer recordar mis primeros veinticinco años contigo.