Segunda sesión del programa 'EmprendeVirus' para alumnos de Bachillerato



La Federación Española de Biotecnología (FEBiotec) y el Grupo Hespérides Biotech SL han puesto en marcha conjuntamente el proyecto ‘Emprendevirus Humano: inyectando el gen del emprendedor’, una iniciativa que busca despertar la vocación de futuros jóvenes emprendedores entre más de 600 alumnos de secundaria y bachillerato de las provincias de Sevilla y Valencia.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan las ciencias de la vida, particularmente la Biotecnología, es la falta de emprendedores. Por todo ello, ‘Emprendevirus’ realiza talleres de orientación para formar a los alumnos sobre los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de crear una empresa. Al mismo tiempo, pone en práctica las habilidades necesarias para que el alumno sea un buen emprendedor. Además, la orientación se complementa con talleres orientados a la resolución de casos prácticos, desarrollo de juegos y visualización de vídeos motivacionales.

Según explica Alejandro Sarrión, responsable del proyecto miembro de FEBiotec, “Emprendevirus es una apuesta innovadora y ambiciosa que posibilitará que el alumno adquiera las competencias y los conocimientos necesarios para que se despierte en su interior el ‘gen del emprendizaje’, algo fundamental para conseguir dinamizar el cambio del modelo productivo hacia una economía basada en el conocimiento, fomentando el autoempleo”.

Por ello, FEBiotec y Grupo Hespérides Biotech han optado por una metodología cercana y amena, con el fin de sentar las bases de futuros emprendedores, haciendo así que la idea de emprender proyectos sea algo accesible para los estudiantes y que lo puedan analizar de una forma crítica. ‘Emprendevirus’ se está llevando a cabo en institutos de Sevilla y Valencia, y las sesiones se desarrollarán entre enero (ya desarrolladas) y abril de 2011.

El proyecto cuenta con la colaboración de la Universidad Pablo de Olavide, de la Catedra Bancaja de Emprendedores, la Sociedad Española de Biotecnología (SEBiot), la Fundación Antama y la Fundacion Pons, además de la importante financiación recibida por parte de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT) y el Ministerio de Ciencia e Innovación.